Aerotermia > Energía renovable

AEROTERMIA

AEROTERMIA, ENERGÍA RENOVABLE

La Directiva Europea 2009/28/CE del 23 de abril de 2009, define la aerotermia como fuente de energía renovable

La Unión Europea determinó en el año 2007, unos objetivos encaminados a reducir, de forma gradual, la emisión de gases de efecto invernadero, a buscar alternativas al uso de las energías actuales y a conseguir una mayor eficiencia con el uso de nuevos productos que logren mayores rendimientos en su utilización.

La responsabilidad respecto al medio ambiente, la utilización eficiente de los escasos recursos energéticos, así como el incremento de los precios de la energía, desplazan el foco de la atención pública cada vez más hacia los sistemas energéticos eficientes y la utilización de energías renovables en el mercado de la generación de calor.

Reducción de las emisiones de dióxido de carbono en un 20% en relación a 1990

Aumento del porcentaje de energía renovable sobre el consumo total de energía en un 20%

Aumento de la eficiencia energética en un 20%

Parte de la estrategia europea, prevé que en los sistemas de calefacción de los edificios se utilicen también recursos energéticos renovables, además de los combustibles fósiles tradicionales. Con ello, pretenden cumplir con el objetivo de aumentar la eficiencia energética de los hogares o complejos de oficinas, para que se requiera menos energía para igual confort. De esto se ocupan sistemas de calefacción eficientes y modernos como la aerotermia.

Fuentes: Directiva 2009/28/CE del Parlamento Europeo y Objetivos UE COM (2008).

ETIQUETADO ENERGÉTICO ErP

La norma de Ecodiseño (ErP) establece requisitos mínimos de eficiencia energética, emisiones de NOx y de niveles de ruido para los equipos de calefacción que se fabriquen en Europa. El objetivo es reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y adversos para limitar los impactos ambientales en todo el ciclo de vida de un producto, con énfasis en las etapas de diseño y desarrollo de un producto con el fin de mejorar su eficiencia energética.

La etiqueta energética informa sobre la eficiencia energética de cada producto. Hay dos clasificaciones distintas para el servicio de calefacción y para la producción de agua caliente. En los productos que ofrecen ambos servicios las etiquetas deben indicar las dos clasificaciones.

El sistema de calificación, distingue las bombas de calor para calefacción en categorías de eficiencia energética que van de la A ++ a la D para las bombas de calor, y de la A a la G para los depósitos ACS). En agosto de 2019, se introducirá una escala más rigurosa desde la A +++ a la D para las bombas de calor, y de la A+ a la G para los depósitos de ACS.

La norma de etiquetado energético tiene como objetivo proporcionar información sencilla al consumidor sobre la eficiencia de los productos de calefacción que desea adquirir.

ErP