Importancia de las energías renovables para cumplir los objetivos de Europa

Importancia de las energías renovables para cumplir los objetivos de Europa

En septiembre de 2020 la Comisión Europea, dentro del Pacto Verde Europeo, propuso aumentar el objetivo de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero para 2030, hasta el 55% más con respecto a 1990. Y para lograrlo, el aumento de la eficiencia energética y las energías renovables son esenciales. Por eso han marcado como objetivos clave, alcanzar al menos, un 32% de cuota de energías renovables y, al menos, un 32,5% de mejora de la eficiencia energética.

Para cumplir con estos objetivos, España ha preparado el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima 2021-2030 (PNIEC) que servirá para determinar el grado de cumplimiento conjunto y establecer actuaciones para corregir posibles desvíos.

Con este Plan se espera lograr en 2030 una presencia de las energías renovables sobre el uso final de la energía del 42%, debido a la inversión prevista en renovables eléctricas y térmicas, así como a la notable reducción en el consumo final de energía como resultado de los programas y medidas de ahorro y eficiencia en todos los sectores de la economía.

Adicionalmente, se prevé que, mediante el autoconsumo, la generación distribuida, la gestión de la demanda, el fomento de las comunidades energéticas locales, así como medidas específicas destinadas a promover el papel proactivo de la ciudadanía en la descarbonización, se incremente la diversidad de actores y la existencia de proyectos participativos tanto en la generación de energía renovable, como en el conjunto del sistema energético.

En este sentido, ya el Real Decreto 244/2019 de 5 de abril, completa el marco regulatorio sobre autoconsumo, impulsado con el Real Decreto-ley 15/2018 que derogó el denominado impuesto al sol, aportando certidumbre y seguridad a los usuarios y desarrollando entre otras, las siguientes especificaciones regulatorias:

  • Define las instalaciones a efectos de autoconsumo.
  • Establece las condiciones administrativas, técnicas y económicas del autoconsumo de energía eléctrica.
  • Desarrolla el autoconsumo individual y colectivo.
  • Establece un sistema de compensación simplificada entre los déficits de los consumidores y los excedentes de sus instalaciones de autoconsumo.
  • Organiza el registro administrativo de autoconsumo de energía eléctrica, así como su procedimiento de inscripción que no supondrá carga administrativa para los consumidores.

Además, ahora se puede optar por el autoconsumo en dos modalidades:

  • Autoconsumo SIN excedentes, donde los sistemas de almacenamiento con baterías permiten una mejor gestión de los picos de demanda, mientras reducen la presión sobre las redes de distribución eléctrica.
  • Autoconsumo CON excedentes, instalaciones en las que, además de suministrar energía para autoconsumo, inyectan o vierten la energía que les sobra a la red eléctrica.

Con cualquiera de las modalidades, las instalaciones de autoconsumo ofrecen a los consumidores interesantes ahorros en su factura eléctrica, además de contribuir a reducir las emisiones y conseguir los objetivos marcados por la COMISIÓN EUROPEA.

Una manera de aprovechar las ventajas del autoconsumo es mediante la instalación de sistemas de calefacción eléctrica diseñados específicamente para funcionar en instalaciones domésticas fotovoltaicas, como los acumuladores de calor Ecombi SOLAR. Estos equipos de calefacción son capaces de aprovechar todos los excedentes de la instalación de autoconsumo y los convierte en calefacción acumulando el calor en su interior; calefacción limpia y sostenible generada por los paneles solares.