Poner la calefacción sin que la factura se dispare, ¿es posible?

Imagen noticia 02 2019 post utilizar la calefaccion ahorrando en la factura

Poner la calefacción sin que la factura se dispare, ¿es posible?

Poner la calefacción sin que la factura se dispare, ¿es posible?

En los meses más fríos del año es importante gestionar el consumo en calefacción de la forma más eficiente y económica sin comprometer nuestro bienestar y confort. Los sistemas de acumulación de calor son una solución práctica y factible para todos los bolsillos. Tanto en hogares como en espacios de trabajo, estos sistemas contribuyen a un mayor aprovechamiento del consumo energético usando tarifas con discriminación horaria.

Existen diversos factores a considerar a la hora de optimizar el uso de la calefacción. Partiendo de los hábitos de quienes ocupan la vivienda, del aislamiento de la misma y del sistema de calefacción en uso actual, se pueden enumerar algunos consejos que nos ayudarán a utilizar de forma adecuada nuestra calefacción consumiendo menos energía sin renunciar a un ambiente confortable, incluso en los meses invernales.

Pequeñas rutinas que ahorran dinero en calefacción

Existen pequeños gestos y costumbres con respecto a las rutinas que seguimos en nuestro hogar que nos pueden permitir ahorrar energía y conseguir un ambiente mucho más saludable y acogedor en nuestra vivienda:

  1. Ventilar la casa con la calefacción apagada: lo más habitual es ventilar nuestra vivienda por la mañana, tras levantarnos antes de salir hacia el trabajo. Con diez o quince minutos que tengamos las ventanas y balcones abiertos, eso sí, con la calefacción apagada, conseguiremos renovar el aire interior.
  2. No cubrir los radiadores ni los bloquees con objetos u mobiliario: debemos procurar que el espacio alrededor de los radiadores esté despejado de muebles, cortinas u otros objetos, especialmente cuando la calefacción está en funcionamiento ya que, de ser así, dificultaremos la salida del calor y aumentaremos el consumo.
  3. Purgar los radiadores de agua al comienzo de la temporada de calefacción: es importante revisar los radiadores al comienzo de la campaña de calefacción. En ocasiones se originan burbujas de aire en el interior de los radiadores que pueden afectar a su funcionamiento y de esta forma aseguraremos un buen funcionamiento de los equipos y evitaremos un derroche de energía.
  4. Apagar la calefacción por la noche: es aconsejable calentar la casa antes de dormir y, una vez en cama bien arropados, mantener la calefacción apagada o a una temperatura inferior. Lo ideal es que la temperatura ambiente durante las horas de sueño sea entre 15 y 17 grados. Si el sistema de calefacción cuenta con un termostato programable puedes configurarlo para que se encienda unos minutos antes de levantarte por la mañana, y así evitar el contraste de calor dentro y fuera de las sábanas. Además, tener la calefacción encendida por la noche puede resultar incómodo y perjudicial para algunas personas por el exceso de calor y el aumento de sequedad del ambiente.
  5. Adaptar el uso de la calefacción a nuestros horarios y costumbres; en las horas que no estemos en la vivienda y en periodos de ausencia más prolongada como un fin de semana, lo más aconsejable será dejar la calefacción apagada y configurar nuestro sistema para que se encienda nuevamente una hora antes de llegar a casa. A priori, puede parecer una medida de lo más razonable, pero sigue habiendo muchas personas con la creencia que van a consumir menos electricidad si dejan la calefacción continuamente encendida a 18-19ºC, en vez de apagarla durante unas horas y que tenga que arrancar y subir la temperatura desde los 14 o 15ºC.
    Si no estás en casa, mejor apaga la calefacción.
  6. Otra pequeña solución para optimizar el consumo de energía y aprovechar al máximo los días soleados es dejar las ventanas con las persianas subidas y cortinas abiertas en horas de sol para dejar que entre la luz y calor externo y, bajar las persianas cuando anochece y las temperaturas descienden, para conservar la temperatura interior.
  7. Revisa tu contrato de la luz. Son muchos los hogares que tienen un exceso de potencia contratado que no necesitan, o bien, tienen una tarifa contratada que realmente no se adapta a sus necesidades. Mucha gente piensa que las tarifas eléctricas con discriminación horaria son sólo para aquellos que tienen instalados acumuladores como sistema de calefacción pero incluso con otros sistemas, esta tarifa te pueden ayudar a ahorrar en tu factura.

Renovarse…o pasar frío

Si aún siguiendo estos consejos no percibes diferencia alguna, ni consigues sentirte confortable en casa, quizás sea momento de considerar otras acciones que requieran alguna inversión para obtener el confort y el ahorro deseados.

  1. ¿Crees que el calor se escapa de tu hogar? Quizás sea necesario aislarlo debidamente. Revisa puertas y ventanas para cerciorarte de que no existan escapes de flujo de aire. Si no deseas hacer obra para renovar puertas y ventanas, hay soluciones más sencillas y agradables al bolsillo que te pueden ayudar: refuerzo con sellado de silicona, sellado de ventanas con burletes, instalar cortinas térmicas o aislar el tambor o caja de las persianas minimizando la filtración de aire exterior.
    Recuerda, las pérdidas térmicas son uno de los principales culpables de aumento del consumo de calefacción en los días más fríos.
  2. Las válvulas termostáticas y termostatos ayudan a ahorrar energía. Si el sistema de calefacción de tu hogar es algo antiguo hazte con un crono-termostato digital programable, muy asequibles hoy en día y extremadamente prácticos para controlar la temperatura de tu casa. Podrás programar el encendido y apagado de la calefacción para diferentes momentos de día y configurarlo para que no rebase un máximo de temperatura en el hogar (se recomienda una temperatura de 21 grados durante el día en viviendas habitadas)
  3. Renueva tu sistema de calefacción. ¿Han cambiado tus rutinas desde que te mudaste a tu hogar? ¿Ha aumentado el número de ocupantes y quizás también pases más tiempo en casa que hace un tiempo? Es posible que tu sistema de calefacción no se adecúe a tus circunstancias actuales o que sea antiguo de por sí. Los sistemas de calefacción han avanzado enormemente en las últimas décadas y el mercado ofrece una amplia gama de sistemas de calefacción como calderas o la aerotermia para sistemas de calefacción central o emisores y acumuladores de calor entre otros, como sistemas de calefacción individual. Los actuales equipos poseen un diseño más moderno y son idóneos para facilitarnos un control máximo sobre la calefacción y disfrutar de un entorno y una temperatura interior muy agradable con un mínimo consumo energético.

Elnur cuenta con una amplia gama de soluciones de calefacción eléctrica que se adaptan a todo tipo de espacios y circunstancias y que contribuyen al ahorro energético y al confort.
Se trata de soluciones diseñadas para optimizar al máximo el consumo en calefacción y ofrecen una elevada eficiencia energética, aportando además un toque de diseño a la vivienda. Si hablamos de emisores térmicos, los modelos que más se empiezan a instalar son aquellos que incluyen el control remoto vía wifi. Son modelos que permiten un control absoluto de la calefacción a través del móvil y, también, un control directo y totalmente programable para los más reticentes al uso de las últimas tecnologías.

En el caso de los acumuladores, ECOMBI PLUS es el primer y único acumulador estático digital capaz de auto-regular su carga y adaptar su funcionamiento dependiendo de las necesidades de confort del usuario, consiguiendo importantes ahorros en el consumo de calefacción sin renunciar al confort en el hogar. Además, los acumuladores de hoy en día poseen numerosas funcionalidades y están adaptados a las nuevas tecnologías pudiéndose controlar y programar vía wifi.
Descubre más ventajas sobre estos productos y empieza ahorrar en tu factura.